23 febrero, 2016

Trufas veganas y algo más

Ya pasó casi un año desde que no he publicado, y me entra como una pena-lata... un no se qué del que me veo arrepentida.
Quiero pedirle disculpas a todas las personas que me han leído alguna vez, y a las que se han repetido la visita, pero sobre todas las cosas, a todas las personas que he conocido a través del Conjunto de cocineros chilenos alrededor del globo que tienen su propio blog. Pero pasaron tantas cosas, entre los estudios, cambios de casa, visitas al hospital y la pérdida de mi abuela...

Pero bueno, no vengo a contarles de los episodios de la vida, vengo a compartir algo nuevo que he estado practicando. La cocina vegana!, pero más específica aún, la crudivegana o Raw.

Yo de hace mucho tiempo que me he ido tornando al lado verde de la vida, en el blog pueden verse un par de recetas con carne pero son las mas antiguas y eso quedó atrás -jijiji-, aunque no me defino con algun apellido, porque confieso que hay veces, aunque son las pocas, en que consumo huevitos de gallinas felices.



Cuando probé estas delicias, quedé tan encantada, que quise aventurarme y sacar mi propia versión. Lo mejor de la receta, es que es ideal para energizar las mañanas, ayuda con el metabolismo y además, con el colesterol! Mega-recomendado.

La trufa:

- 1 taza de coco rallado
- 2 1/2 tazas de nueces
- 3/4 taza de cacao en polvo (pacari vía online para aquellos que no son de Santiago u otro cacao en polvo)
- 1/2 taza de miel lo más liquida posible, sin grumitos, si no, agave o jarabe de maple, depende de lo que puedan conseguir
- 1/2 taza de aceite de coco (prensado en frío, también se puede encontrar online o en alguna tienda naturista)
- 1 cdta de sal
- 1 cdtaa de estracto de vainilla o esencia

El topping:

c/n de avena, semillas de sésamo, cacao el polvo, semillas de chia, harina de linaza, lo que gustes!.

La receta:

Es super simple, pero se necesita de una procesadora de alimentos, cosa que podamos triturar todo.
Entonces, el aceite de coco se debe hacer liquido a baño maría, ya que es una pasta mas bien dura, pero si estás apurado, en microondas a potencia mínima unos segundos (aunque no me gusta el tema de microondas)
Luego, a la procesadora van las nueces y el coco rallado, y se trituran por unos 8 min.
Agregamos todos los ingredientes, el aceite de coco ya liquido, el cacao en polvo, la miel o agave, la sal y la vainilla, procesamos un poco más y quedará una pasta.
Traspasamos todo a un bowl y lo refrigeramos unos 15min en el freezer para que sea fácil de moldear en pelotitas, o si no todo quedará pegado a las manos -jaja, se los digo por experiencia propia-.
*En este paso, antes de llevar al freezer, yo añadí nueces en trocitos como para darle textura, es a gusto.
Sacamos del frío, hacemos las pelotitas y pasamos las que queramos por nuestras cubiertas.


Refrigeramos normalmente, y las tenemos para cuando queramos!!!

Quedan EX-QUI-SI-TAS.

Como para reflexionar... es importante cada cierto tiempo, pensar en uno mismo y pensar en nuestro cuerpo, como lo cuidamos y lo mantenemos, como en este caso, alimentándolo de forma sana, cocinandonos nosotros mismos de vez en cuando y no comprando envasado en el supermercado... Lo cual no significa dejar de comer rico, todo lo contrario, gracias a que yo comencé a cocinar, me he dado cuenta de las cosas tan ricas que puedo hacer, tomando las materias primas e imaginando algo delicioso.
Espero les haya gustado la receta!! Hasta pronto!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ojalá que esta receta haya sido de tu agrado, gracias por la visita y espero la vuelta en cuanto salte algún antojo!